Recuncho Lúdico

Un lugar dedicado a todo tipo de entretenimiento lúdico, juegos de mesa, rol, cartas y también a la fantasía y la imaginación.

8.1.07

Civilization, de Avalon Hill



ESTE es otro juego de proporciones épicas para pasar largas tardes (o noches) desarrollando una civilización de la antigüedad en constante competición con las de los demás jugadores, sin embargo son esas proporciones las que hace que sea tremendamente difícil de ser jugado y ello por los siguientes motivos.

En primer lugar la propia duración del juego echa para atrás a los no muy aficionados. Una buena partida de Civilization puede prolongarse hasta las 5 horas por menos de nada, y no todo el mundo tiene estómago para ello.

En segundo lugar, la propia mecánica del juego es un poco estresante. En cada turno los jugadores deberan negociar entre ellos para intercambiarse mercancías, y esta negociación se realiza como en un auténtico mercado, sin orden, con todos los jugadores ofertando a la vez e intentando anticiparse los unos a los otros.

Una vez puestas las que creo que son las principales pegas del juego, aunque para algunos jugadores ambas pegas puedan no ser consideradas como tales, o incluso las vean como ventajas, paso a destacar los aspectos que me parecen más interesantes y jugosos del juego.

El sistema de adquisición de mercancías y de comercio es realmente ingenioso, y si bien es cierto que es un poco agotador, no deja de ser tremendamente divertido. El objetivo es la acumulación de cartas de mercancía de un mismo tipo, para que su valor se incremente exponencialmente, por lo que a veces entraremos en competencia directa con otros jugadores que aspiren a monopolizar la misma mercancía que nosotros. La lluvia de ofertas y contraofertas está servida.

Pese a que es posible la guerra y el combate entre civilizaciones, esta es una posibilidad secundaria en el juego, y a la que normalmente solo acudiremos para reducir nuestra población cuando tengamos un exceso de la misma, o para perjudicar a otros jugadores, sin que la conquista de terrenos constituya por si misma una fuente de riqueza. Esta es una orientación que difiere bastante de las más habituales en este tipo de juegos.

Con los ingresos acumulados cada turno compraremos cartas de civilización que nos permitirán evolucionar más rápido que los demás jugadores y personalizar las características de nuestra civilización. La cerámica nos permitirá combatir mejor las hambrunas, con la moneda gestionaremos mejor nuestros impuestos, la agricultura nos permite concentrar más población en menos terreno y el metal nos hará más poderosos en combate... Y así hasta un par de decenas de cartas de civilización distintas: ingeniería, democracia, arte y literatura, telas, y un largo etc.

Como curiosidad, decir que el famoso juego de ordenador, Civilization, en sus sucesivas encarnaciones, se inspira en este juego de tablero, y a causa del éxito de las versiones informáticas, un nuevo juego de tablero llamado Civilization (distinto de este clásico de Avalon Hill) se inspira a su vez en los juegos de ordenador en un curioso ejercicio de retroalimentación.

También existe una versión para PC del juego, no un juego inspirado si no una versión que reproduce la mecánica casi al 100%, llamada Advanced Civilization.

2 Comments:

At 00:30, Anonymous Guile said...

Para mí, un juego demasiado pesado y parado, aparte de que la temática no me atrae nada.Pero sin duda un juego muy famoso que fue el preludio para otros lanzamientos.

 
At 12:36, Blogger Grunt said...

Es pesado y es parado, sin duda.

No es que haga años que no juego... Es que hace añós que ni siquiera intento jugar una partida. Creo que es un juego para jugar en circunstancias especiales, circunstancias que desde hace tiempo son un poco una quimera... Snifff... Qué recuerdos de mis tiempos de estudiante de instituto y primeros de universidad... :-)

Eso si, a mi la temática si que me atrae mucho, así como muchos aspectos de la mecánica de juego (particularmente el ir desarrollando el árbol tecnológico de tu civilización). Otros me parecen más pillados por los pelos, y desde luego, es un juego lento y largo en el que al primer síntoma de aburrimiento se convierte en una tortura.

 

Publicar un comentario

<< Home